Centro Familiar de Puerto Montt: Un amor familiar verdadero

Dicen que nadie es profeta en su tierra, y eso lo sabe perfectamente la señora Silvia Altamirano, quien ha visto como todos sus hijos han emigrado de Puerto Montt para buscar una mejor calidad de vida, quedándose sola en la región de Los Lagos junto a su perro, a quienes ama y cuida con su vida.

A pesar de la distancia que la separa de sus hijos, Silvia nunca se ha sentido sola, debido a que hace más de 5 años que asiste al Taller de Telar del Centro Familiar de Puerto Montt, donde comparte a diario con sus compañeras.

Gracias a la amistad, compañía y amor que le entregan sus amigas y funcionarias en el Centro Familiar, Silvia se declara una persona muy feliz, señalando que estas se han convertido en su nueva familia.

Si bien la distancia ha sido una dificultad para la familia, sus hijos agradecen la labor que cumple el Centro Familiar, debido a que sienten y saben del amor que recibe a diario su madre, quien nunca ha querido dejar a su perro y a su amado Puerto Montt.